10 Preguntas que te vas a hacer antes de probar el Swinging – Parte 3

culo pareja swinger, trasero pareja swinger

Existe una obra de Shakespeare titulada “Bien está todo lo que bien acaba“, podríamos construir un corolario de este título que sea “Bien termina lo que bien inicia”. En realidad no sabemos si esta serie de artículos de las 10 Preguntas que te vas a hacer antes de probar el Swinging inició bien, pues sólo ustedes pueden juzgarlo. Pero para nosotros fue una delicia darle respuesta a la pregunta de si ¿El Swinging es un camino sin regreso?, en la primera parte de la serie y luego explorar si para nosotros ser Swinger significa que no amo a mi esposa o esposo. Para no extender más la serie vamos a optar por dar una respuesta breve a cada interrogante y si por alguna razón alguien desea conocer los detalles entonces que lo pregunte en nuestro twitter @romeropancracio o en los comentarios abajo. Sin más este es el final de las 10 Preguntas que te vas a hacer antes de probar el Swinging.

5 – ¿Voy a sentirme celoso de verla con otro hombre?

Mi respuesta corta es no. Cuando iniciamos le tenía miedo a esta pregunta, después de todo nací, crecí y vivo en una sociedad mayormente católica y fuertemente machista, por lo que la idea de que Martina se acostara con otro hombre me mantenía inquieto. Sin embargo, con el tiempo he encontrado que hay dos razones para que no me den celos: La primera es que cuando estoy en medio de un intercambio mi atención se centra tanto en complacer a nuestra invitada y disfrutar el momento, que no se me pasa por la cabeza sentir celos; La segunda es que con el tiempo he aprendido que me hace feliz que ella este sintiendo placer, inclusive así no sea yo quién le esté dando placer, después de todo también es rico descansar mientras otro se esfuerza haciéndole sexo oral a Martina ;). A mi parecer ser swingers nos ha hecho más generosos mutuamente.

6 – ¿Ella se va a sentir celosa de verme con otra mujer?

Esta es la contraparte de la anterior respuesta y de igual manera nuestra respuesta es un rotundo: No. Claro, esto no quiere decir que nos hayamos tomado a la ligera la pregunta. Cuando iniciamos, Martina requirió que le reafirmara constantemente que no estaba buscando serle infiel y que nuestra relación era lo suficientemente sólida para que no trastabillara luego de que yo compartiera con otra mujer. En este sentido el consejo, para la primera vez, es llegar rápidamente al punto en que la libido nubla el pensamiento racional y se está presto para aceptar nuevas formas de placer. Por ejemplo, Martina es una mujer a la que le fascinan los hombres y para ella es muy placentero disfrutar entre sus piernas a un hombre que la seduzca. Entendiendo esto, sé que su mayor debilidad no son las mujeres, sin embargo cuando estamos en el ambiente adecuado, ocurre que ella se humedece al besarse con otra chica. Inclusive le parece muy morboso antojarme al verla besuquear y lamerse los pezones con la mujer de la otra pareja.

7 – ¿Es más el riesgo que el placer que vamos a experimentar?

Para nosotros, al comienzo el riesgo superaba la expectativa de placer que preveíamos. Por eso duramos varios meses conversando y fantaseando con la idea de que otras personas nos acompañaran al tener sexo. De repente le decía a Martina que mientras yo le acariciaba y mordía los pezones, otro hombre comenzaba a besarle los labios exteriores, mientras con su lengua pasaba lentamente por su clítoris y que para aumentarle la tensión sexual alternaba el trabajo en su galletita, con besos lentos en sus muslos. El resultado de todo esto es que resultábamos en orgasmos más explosivos y con la idea fija de querer probar ser swingers. Al final, nos decidimos a probarlo y desde entonces nos parece que el placer supera de lejos el riesgo que involucra.

8 – ¿Por dónde comenzar?

Esta pregunta es una de las más fáciles de responder en la mente, pero es sumamente difícil de ejecutar en la realidad. Por naturaleza ser Swinger es algo que ocurre de forma privada, por no decir clandestina. Al inicio no sabíamos por dónde empezar y la poca información que encontrábamos no parecía ser fiable, nos hubiera gustado contar con algo cómo nuestro listado de cinco lugares dónde buscar parejas swingers o singles en Colombia. En resumen, para iniciar creemos que es esencial seguir 4 pasos: conversar honestamente en pareja, establecer reglas y expectativas, fantasear para vivir el swinging sin salir de casa y, finalmente, decidirse a contactar otras parejas.

9 – ¿Nos gustará?

Si, anímense! Si usted está leyendo este artículo es porque le genera curiosidad el tema. Con Martina tenemos la hipótesis de que cualquier persona con algo de apertura de mente y, con el ambiente y ritmo adecuado, puede llegar a disfrutar, y a ser fanático porque no, del Swinging. En nuestro caso llevamos 3 años y contando, nos sigue gustando y esperamos que sean muchos más.

10 – ¿Como nos vamos a sentir después de experimentarlo?

Este es un dilema del huevo y la gallina, o del huevo y la vagina mejor :). En fin, dejando de lado las digresiones sexuales, antes de experimentar este mundo cada uno quiere saber cómo se va a sentir después, sin embargo la única forma de saberlo es vivirlo, pero no se deciden a vivirlo porque no saben cómo se van a sentir después. Y vuelve y comienza el ciclo, de entrar o no entrar, de meter y de sacar, de sacar y de meter, y que delicioso que es este ciclo. Pero más delicioso es pararlo cuando se llega el orgasmo, por eso en vez de estarse preguntando cómo se va a sentir después, lo mejor es decidirse a vivirlo. Lo esencial es tener honestidad, entendimiento y confianza en pareja, y para no dejar la pregunta sin su respuesta, al final se va a sentir cómo nosotros ,más cómplice y unido con su pareja.

Esperamos que haya sido de su agrado este listado de 10 Preguntas que te vas a hacer antes de probar el Swinging.

Si hay alguna pregunta que se han hecho y desean conocer la respuesta que nos hemos dado pueden dejarla en los comentarios

Deliciasterrenales es un blog que iniciamos porque nos fascina lo erótico y porque quisiéramos que más personas disfruten de sus mentes y de sus cuerpos de forma libre y ética, entendiendo esta cómo el arte de vivir bien. aquí nos encuentran a Camilo y a Martina, mi esposa, si desean conocernos pueden visitar la página acerca de nosotros.

10 Preguntas que te vas a hacer antes de probar el Swinging – Parte 2

Esposa Swinger - Hotwife

En la primera parte de las diez preguntas antes de iniciar a ser Swinger les contamos nuestras respuestas a dos de los interrogantes. A continuación les dejamos las siguientes dos preguntas.

3 – El swinging va a deteriorar la relación con mi esposa?

Si no se ponen primero las cartas sobre la mesa, el Swinging comporta el mismo riesgo emocional que conlleva una infidelidad. En ese sentido es invaluable tomarse el tiempo y darle respuesta honesta y como pareja a la pregunta número dos acerca de qué es lo que se quiere en el swinger y porqué se quiere experimentarlo. En nuestro caso, el hecho de conocernos en nuevos ámbitos nos ha fortalecido. Si bien conversar sensatamente sobre el tema, exponer nuestros miedos y expectativas, no ha sido sencillo, si nos ha permitido ser cada vez más transparentes y conversar de forma más abierta sobre lo que sentimos. Por otra parte, crear y recrear escenas posibles en nuestra imaginación ha aumentado nuestra libido y la tensión sexual. Sumado con esto, la complicidad que implica desde tomarse una foto para compartirla y provocar miradas, hasta tener una cita con otra pareja y no saber que nos depara el destino, nos ha recordado lo que es hacer una picardía, ser creativos y jugar.

4 – ¿Ser Swinger significa que no amo a mi esposa o esposo?

Esta pregunta aplica especialmente para la persona que inicia con la curiosidad y que propicia la exploración swinger. En nuestro caso fui yo, Camilo, quién inició con la idea de que experimentáramos el intercambio de parejas. Por esa razón, al principio no cesaba de cuestionarme acerca de si realmente lo que estaba buscando era una forma de poderme acostar con otra mujer sin herir los sentimientos de Martina y sin separarme de ella, es decir, algo así como legalizar la infidelidad. Respecto de la relación entre la infidelidad y el intercambio de parejas no hemos sentido que experimentando el segundo hayamos perpetuado la primera. Inclusive debo decir que personalmente he fantaseado imaginándome que Martina me es “infiel” con algún hombre que apenas recién conoce, claro que de la fantasía a la realidad hay una buena distancia ;). Por otra parte, hemos conversado con parejas que ven el swinging como una manera de que no existan disculpas para que el otro sea infiel, es decir, particularmente que el no se consiga una moza, para ponerlo con el matiz de nuestra cultura predominantemente machista.

Algo que también se debe tener en cuenta, es que de forma general las parejas que se involucran en el swinging tienen claro que lo que buscan se enmarca en el ámbito de lo sexual, procurando mantener al margen los sentimientos. De esta manera se protege la relación que tiene cada persona con su esposa o esposo. En este sentido, es importante establecer reglas claras dentro de la pareja y con las otras parejas para saber que cosas son aceptables. Con Martina tenemos como principio darle la máxima importancia a la relación de los dos, por encima de las relaciones que establecemos con otras parejas. Se que suena un poco auto-centrado, pero es la forma en que nos sentimos a gusto y tranquilos de ampliar nuestra sexualidad invitando a otras personas a compartir las delicias de la alcoba.

Para cerrar esta pregunta, por lo demás ya bastante extensa, para nosotros la respuesta es que el swinging ha sido una forma de realzar el amor que siente cada uno por el otro. No solo ha implicado descubrir juntos facetas desconocidas de cada uno, sino que nos ha ayudado a entender que disfrutamos y nos excitamos cuando vemos al otro disfrutando, así estemos desde la perspectiva de observadores. De alguna manera nos hemos vuelto más generosos como pareja. De hecho, para nosotros algo delicioso, de todo el proceso de intercambiar con otra pareja, es compartir juntos los detalles que cada uno observó de la velada, reconstruir juntos la pilatuna y excitarnos en el proceso de volverla a narrar.

Por esta noche dejaré el artículo en este punto pues me he extendido extra con estas dos preguntas. Voy a procurar que la siguiente entrega contenga las restantes 6 preguntas, así deba dar una respuesta bastante concisa a cada interrogante.

Si hay alguna pregunta que se han hecho y desean conocer la respuesta que nos hemos dado pueden dejarla en los comentarios

10 Preguntas que te vas a hacer antes de probar el Swinging – Parte 1

Felación de viernes en la noche
Felación de viernes en la noche

Hace ya 3 años que nos decidimos con Martina a probar el Swinging y desde entonces ha pasado buena cantidad de agua bajo el puente, cómo dice el refrán, que muy bien conoce la sabiduría popular cuál es la manera correcta de hablar de cada tema, inclusive del intercambio de parejas que no es un tema tan difundido, pero que no por ello escapa a que le apliquemos cuanto dicho y refrán nos han legado. Y con el agua que pasó nos han quedado anécdotas que contar y algo de humedad en los panties de Martina, que por lo demás puedo decir que ha disfrutado a la par conmigo de esta aventura. Pero sabemos que no siempre es tan fácil y que a veces, sobretodo al principio, se puede estar lleno de dudas antes de decidirse a conocer más de este mundo. Es por eso que hemos reunido 10 de las preguntas que nos hacíamos antes de iniciar a ser Swinger, e inclusive que todavía nos hacemos, y las respuestas que poco a poco hemos construido para cada una de ellas. Sin más aquí están.

1 – El Swinging es un camino sin regreso?

Una de las preguntas que más rondaba en la cabeza de Martina cuando iniciamos a hablar de este tema es si íbamos a abrir una puerta que no podríamos cerrar y, aún peor, si nos conduciría a deteriorar nuestra relación, justamente la tercera pregunta de la lista. Recuerdo que una de las primeras parejas que conocimos en persona, con quienes infortunadamente no llegamos a tener una segunda cita porque se trasladaron de país, nos dijeron en aquella ocasión, en que los invitamos a nuestro apartamento, que para ellos ser Swinger no era algo ocasional, como que se quita y se pone, sino que era parte de su personalidad, así como se puede decir que eres malgeniado o que eres optimista. La opinión personal que me he formado es que iniciar en el Swinging fue conocer una parte de nuestra vida en pareja, que hasta ese momento no habíamos explorado y se puede decir que ya no somos la misma pareja que eramos antes de iniciar. En este ámbito si que resulta cierto eso de que ninguna persona se baña dos veces en el mismo río, porque luego de que inicias ya no eres la misma persona y el río también ha cambiado. Es por eso que es esencial conversar y aclarar dudas una y otra vez antes de empezar para que cada persona este a gusto con lo que siente y con lo que va a explorar.

2 – Qué es lo que quiero y por qué lo quiero?

Es posible que alguna vez hayan experimentado lo que llaman parálisis por análisis. Si es así, seguramente entenderán cómo nos sentimos con Martina en parte de nuestra exploración hacia experimentar el Swinging. Cómo nota al pie, ese tipo de situación me recuerda el TED Talk de Ruth Chang sobre cómo tomar decisiones difíciles. Aclarar nuestros sentimientos acerca de si ella o yo estaríamos celosos ya era bastante difícil, pero el hecho de sumarle el temor a ser descubiertos y el no saber en qué lugares de nuestra ciudad podíamos comenzar de forma segura, ya lo volvía una situación que parecía un rompecabezas. En ese momento hubiéramos atesorado contar con algo cómo nuestro listado de lugares para conocer otras parejas.

Personalmente algo que me hacía cuestionarme era la razón por la que me sentía interesado por el intercambio de parejas. Las parejas que exploran este mundo constituyen una minoría, que prefiere mantenerse en reserva, y en la poca información disponible sobre el Swinging resulta difícil discernir que es mito y que es realidad. Para mi ha sido liberador y atemorizante sentir que somos diferentes a lo que la mayoría de la sociedad acepta cómo lo correcto. ¿Será que está mal disfrutar mientras mi esposa está con otro hombre? ¿Será que está mal que ella disfrute viendo mientras yo estoy con otra mujer? ¿Qué pasa si dos hombres y una mujer se reúnen en una sola alcoba para darse placer mutuo? ¿De dónde nace ese deseo? Creo que todo esto daría para cultivar la ingeniosa curiosidad de 3 o 4 Freuds, sin embargo también se puede cuestionar la utilidad de responder cada uno de estos interrogantes.

Para hacer corta la larga historia, la respuesta acerca de qué es lo que queremos es algo que seguimos construyendo a medida que vivimos nuestra vida en pareja. Al comienzo no me llamaba la atención la idea de que Martina coqueteara con otro hombre, pero poco a poco me he dado cuenta de que me parece sexy fantasear con ello. Se que una variante cómo el cuckold no es para mí, aunque me llama la atención que ella seduzca otro hombre y me cuente su experiencia. Con el tiempo los gustos de Martina y míos han evolucionado y en ese sentido me suscribo a la hipótesis de que en el Swinging la constante es el cambio.

Por su parte, la pregunta acerca del porqué me parece que encuentra respuesta en un principio que aprendí en una capacitación en ventas, yo se que suena a charla de multi-nivel :), “la gente toma decisiones de compra emocionalmente, después las justifican racional o intelectualmente”. El proceso de experimentar el Swinging ha sido para nosotros algo impulsivo, pero no por ello descontrolado. En definitiva si nos hubiéramos mantenido pensando, esta sería la hora y no estaría escribiendo este artículo, la cuestión es que a cada paso le hemos puesto su justificación y a cada justificación le asentimos con la cabeza, y es posible que erremos, pero que más da.

Por esta noche mejor dejamos el artículo en este punto para hacer digerible la lectura. Además las 8 preguntas restantes también necesitan su espacio para ser respondidas en la siguiente entrega de preguntas que nos hacíamos antes de probar ser swinger.

Si hay alguna pregunta que se han hecho y desean conocer la respuesta que nos hemos dado pueden dejarla en los comentarios.