Poema de amor 9: Neruda y la poesía erótica

Una mamada en el espejo - Pareja Swinger

Hace poco celebramos con Martina nuestro 5to aniversario de matrimonio, wow! si que pasa rápido el tiempo. A diferencia de otros años en esta ocasión nos decidimos a hacer de esta fecha algo especial y por ello planeamos un viaje a Santa Marta, en la costa Caribe de Colombia. En concordancia con el ánimo de celebración quise hacerle un regalo un tanto diferente y memorable para esta oportunidad, así que antes de viajar pase por la Panamericana más cercana, ah cierto que en Bucaramanga solo hay una, bueno déjenme soñar que mi ciudad es más grande y cosmopolita ;). En fin, en esta ocasión le regale un libro de poesía, algo que por alguna razón no se me había pasado por la cabeza. Entre el descanso, el agite entre las sábanas y alguna salida semi-swinger que luego les contaremos, logramos pasar por cada uno de los poemas escritos por Neruda en su libro “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Hoy deseamos compartir algo de poesía erótica de Neruda en uno de sus poemas, que a nuestro juicio despierta los sentidos, hace volar la imaginación y despierta la líbido. Sin más el poema nueve:

9

Ebrio de trementina y largos besos,
estival, el velero de las rosas dirijo,
torcido hacia la muerte del delgado día,
cimentado en el sólido frenesí marino.

Pálido y amarrado a mi agua devorante
cruzo en el agrio olor del clima descubierto,
aún vestido de gris y sonidos amargos,
y una cimera triste de abandonada espuma.

Voy, duro de pasiones, montado en mi ola única,
lunar, solar, ardiente y frío, repentino,
dormido en la garganta de las afortunadas
islas blancas y dulces como caderas frescas.

Tiembla en la noche húmeda mi vestido de besos
locamente cargado de eléctricas gestiones,
de modo heroico dividido en sueños
y embriagadoras rosas practicándose en mí.

Aguas arriba, en medio de las olas externas,
tu paralelo cuerpo se sujeta en mis brazos
como un pez infinitamente pegado a mi alma
rápido y lento en la energía subceleste.

 

Primera entrada del blog

La Mansión de Araucaíma

No se si les pasa que a veces tienen una costumbre que les toma tiempo, tiene un fin inútil, pero que igualmente no se pueden desprender de hacer. Bueno para mí, una de esas costumbres es buscar y visitar la primera página de un blog, sobretodo cuando se trata de algún sitio poco popular y el tema me despierta morbo. De alguna manera siento que puedo llegar a conocer a la persona que esta detrás y sus motivaciones, y eso si que es una receta para gastar horas completas revisando las urls del sitio para encontrar el primer artículo. Todo esto para decir, que he querido ser explícito con la primera entrada del blog para ahorrarle el tiempo a otros como yo, seguro que no soy el único con esa maña, o si, ya creía yo que era único en el mundo, al menos en este momento puedo decir que soy el único que conoce este artículo :).

Ahora la etiqueta dicta que le de alguna pista al lector, que por desprevenido, haya resultado en este sitio que posiblemente apenas si está conociendo. Sin más, debo decir que el tema central va a ser el erotismo, todas las formas en que como seres humanos dotados de inteligencia y de instinto, le damos expresión a la sexualidad. También podría mencionar que a veces lo que cuente o describa estará circunscrito a un paisaje de tierra caliente, particularmente en Bucaramanga en Colombia. Quisiera ser más explícito en mi descripción, sin embargo debo aclarar que la idea de escribir un blog es algo que no tengo ni remota idea de como planear.

La Mansión de Araucaima
La Mansión de Araucaima