10 Beneficios de ser Swinger y disfrutar el intercambio de parejas

Beneficios Swinger o Intercambio de parejas
Beneficios Swinger o Intercambio de parejas

Cuando decides iniciar a ser Swinger y probar el intercambio de parejas, no necesariamente tienes una lista ordenada de lo que quieres lograr y de las ventajas que conlleva probarlo. Se siente más como una profusión de emociones arremolinándose mientras tu y tu pareja exploran un terreno completamente nuevo de posibilidades en su relación. De hecho con anterioridad, habíamos hecho una serie de artículos en las que Martina y yo contamos 10 preguntas que nos hacíamos antes de probar el intercambio de parejas con lo que resumimos ese torbellino de emociones que acompaña esta exploración.

Lo interesante de este nuevo terreno, y esto depende del gusto personal de cada pareja, es que se trata de un territorio inexplorado, por lo que la lista de beneficios que aporta ser Swinger se materializa a medida que lo exploras. Todo esto es parte de la alegría que puedes experimentar al aprender y profundizar tu relación a través del intercambio de parejas.

Ser Swinger y disfrutar el intercambio de parejas puede hacer maravillas en tu relación, así que comencemos con las buenas noticias! Claro, si quieres conocer las malas noticias tal vez te interese este listado de argumentos contra el swinger que bien han preparado Diego y Mariana en su delicioso blog Jardín de Adultos. Por otra parte, si nos desean contactar nos encuentran en twitter como @delisterrenales

1. Te da libertad de ser quién eres y abre líneas de comunicación sexual

Este es mi beneficio favorito porque a mi juicio amar es todo acerca de aceptar al otro incondicionalmente tal como es. Pero esto es una labor sumamente difícil si cada uno no tiene la libertad de ser quién es. Definitivamente, me encanta ese concepto que describe Kierkegaard cuando plantea el concepto existencialista de: “ser ese yo que realmente se es”.

Me es difícil imaginar algo más amoroso que ser abierto y honesto con tu pareja sobre lo que deseas sexualmente. Ser capaz de discutir esos deseos en una atmósfera amorosa y sin prejuicios solo profundiza y fortalece el amor entre los dos. Algo inigualable que nos ha dejado ser swinger a Martina y a mi es la posibilidad de fantasear juntos abiertamente sobre la posibilidad de invitar otras personas al tener sexo y poder tener conversaciones profundas sobre cuán agradecidos estamos de tener una vida sexual tan satisfactoria entre nosotros.

2. Crea una plataforma para enfrentar tus miedos

Hacer evidentes nuestros temores puede que no parezca un beneficio, pero estamos seguros de que es mejor conocer nuestros temores que mantenerlos ocultos.

Ponemos esta ventaja en segundo lugar porque está íntimamente relacionada con la primera, pues para lidiar con nuestros miedos, primero debemos admitir que los tenemos. Y esto es algo que facilita el tener libertad de ser quién eres. Si te molesta que tu pareja bese a un compañero de juego, por ejemplo, puedes conversar el tema con el o ella, lo que abre la puerta a niveles más profundos de confianza, honestidad y un esfuerzo de equipo al enfrentar cualquier problema que surja. Podrían ampliar un poco la idea leyendo este manifiesto escrito en el blog Cama Fulana.

3. Tener la oportunidad de verse inmerso en el momento

Algo delicioso de ser swinger es que cuando estás en medio de un intercambio, lo único en lo que piensas es en estar satisfecho y en ayudar a que otros estén satisfechos. Es como si por un momento, el tiempo se detuviera y pudieras limitarte a sentir el placer de lo que estás viviendo. Es algo realmente emocionante y profundo. De alguna manera esa posibilidad de ser honesto con tu pareja y el estar acompañado de otras personas que piensan parecido, hace posible que te enfoques en el presente.

Con Martina hemos descubierto que tomarse el tiempo para realmente sumergirse en cada experiencia nos ha permitido afinar algunas de las mejores experiencias de nuestras vida y estar presentes en el momento.

4. Mejora una relación ya fuerte

Esto puede ser difícil de entender para quienes están fuera del lifestyle swinger. Algunos se preguntan ¿Cómo es posible que tener relaciones sexuales con personas diferentes conducir a lazos más fuertes entre una pareja?

Sé que antes de descubrir que era swinger, esta era una pregunta que tenía. También me di cuenta de lo fácil que es formarse opiniones sobre ciertas elecciones basado en lo que nos dicen, no en lo que realmente experimentamos de primera mano por nosotros mismos.

Luego de que tome por cierto que “en lo que hace disfrutar a dos y no daña a ninguno no hay nada de malo” (ven que si aprendí algo de Savater en el colegio :), luego de ello fue muy sencillo decidir por mí mismo, sin pararme sobre opiniones externas, a darle una oportunidad al intercambio de parejas.

Martina y yo amamos experimentar el vínculo que tiene lugar cuando nos compartimos con los demás.

Lo que hemos descubierto es que el estilo de vida swinger era perfecto. Ambos somos seres altamente sexuales (que también creemos que somos bastante normales) y amamos compartir nuestra relación con los demás, pero también nos encanta experimentar el vínculo que se produce cuando lo hacemos. Es como que definitivamente podemos ser lo suficientemente generosos para disfrutar si el otro está disfrutando.

No solo satisface lo que creemos que es una necesidad biológica de variedad, sino que también nos recuerda cuán afortunados somos por tenernos el uno al otro.

5. Experimentas una mayor excitación sexual.

Disfrutar el intercambio de parejas sin duda alguna aumenta la libído tanto individual, como de pareja. Tal vez sea debido a que en el swinger te centras en vivir el momento, tal vez sea debido a que tienes la oportunidad de satisfacer esa necesidad natural de variedad, que bien describe David Buss en términos biológicos en la “Evolución del Deseo”. Lo cierto es que el swinging nos ha dejado a Martina y a mi recuerdos indelebles de veladas sumamente placenteras, lo que fue delicioso en el instante de vivirlas, pero se vuelve una fuente de placer permanente al recordarlas.

6. Te permite explorar una variedad de compañeros y experiencias sexuales

Ya sea que tu estés en un matrimonio a largo plazo o simplemente estés comenzando una relación, el intercambio de parejas es un camino perfecto para experimentar con diferentes fantasías eróticas.

En nuestras experiencias de intercambio de parejas, Martina y yo hemos aprendido que cada nuevo compañero nos proporciona un prisma ligeramente diferente para ver el sexo… es un caleidoscopio de caricias y emociones y posiciones en las que obtenemos una visión más profunda de los demás y de lo que disfrutamos sexualmente.

7. Proporciona una oportunidad para probar la Compersión

Hace poco descubrí el término compersión, pero he descubierto que es una palabra que hace rato estaba buscando. Simplemente amo todo el concepto envuelto en su definición. La mayoría de las veces oirás que la compersión es lo opuesto a los celos, tal vez encuentres interesante este glosario que publica amorlibre.org.

En “El libro de los celos” por Kathy Labriola, ella plantea que una forma de avanzar para sentir la compersión es ver los celos como “restringidos” y la compersión como “expansiva”.

¡Me encanta la idea! He experimentado lo bien que se siente cuando tengo espacio para moverme, para estirar los brazos y ser libre. También conozco la sensación de restricción, cuando algo está fuertemente atado, cuando no puedo moverme, casi el pánico que puede derivarse de sentirse encerrado.

Si puedo mantener esta imagen en primer plano cuando se trata de mi pareja, entonces seré más consciente de cuándo mi comportamiento o respuesta crea una atmósfera restringida o de libertad. Claro, no es fácil y poco a poco se va aprendiendo a disfrutarlo, después de todo los celos también hacen parte de nuestra dotación biológica, como lo describe David Buss.

8. Conocer nuevas personas con intereses similares

Parte de la vida swinger involucra conocer nuevas personas que aman el sexo tanto como nosotros, personas que tienen intereses o pasatiempos similares, incluidos los fanáticos de los viajes, la comida y la ciencia ficción. Se trata de encontrar lo que funciona para ti como pareja y disfrutar de los demás en tu vida.

9. El equilibrio de la vida

A veces ganarse la vida se interpone en el camino del estilo de vida swinger. Tenemos trabajos, niños, hipotecas, esas responsabilidades diarias que nos mueven hacia nuestros objetivos, y es ahí donde jugar cumple su rol en el equilibrio. Si pasamos todo nuestro tiempo completamente enfocados en nuestros objetivos, entonces todo lo que vemos es eso, objetivos. Pero nos perdemos la oportunidad de disfrutar todo aquello que discurre alrededor. Del mismo modo, si gastamos todo nuestro tiempo jugando, nuestros objetivos sufren.

He encontrado que este mismo formato es cierto con el intercambio de parejas. Durante el día a día, Martina y yo nos enfocamos en cultivar nuestro vínculo y en ocuparnos de las responsabilidades cotidianas. Por su parte, ser swingers nos permite estirar un poco, correr en el patio de recreo por así decirlo, ofreciendo el tiempo justo en ambos lugares para mantener la plenitud de la vida al máximo. Al final de cuentas, no hemos de olvidar que solo se vive una vez

10. Previene la infidelidad

Este es un beneficio que dudé en incluir, ya que el intercambio de parejas no es realmente una solución si en la relación con tu pareja existen problemas. Es decir, no es que el swinger sea una especie de antídoto si sospechas que tu pareja se está planteando ser infiel. En realidad, creo que el único verdadero antídoto para la infidelidad es la confianza, la transparencia y el compromiso personal de ser responsable por los sentimientos del otro. Claro en este sentido, al ser swinger abres un sin número de líneas de comunicación que antes no estaban disponibles para usar con apertura, por lo que la confianza mutua y la voluntad de enfrentar los problemas en pareja se ve mejorada significativamente. Y no sobra mencionar, que si tu pareja te acepta y te ama entendiendo que deseas otras personas, entonces te quedas fácilmente sin razones para ocultar cualquier infidelidad.

Ha sido un gusto recorrer estos beneficios de ser swinger y disfrutar el intercambio de parejas. En verdad, invitamos a cualquier persona interesada en el swinging o en las relaciones abiertas a tomar ese primer paso para lanzarse en la aventura de ser swinger, que le permita explorar y ver por sí mismo si este es el lifestyle que se imaginaba disfrutar. Si nos desean contactar nos encuentran en twitter como @delisterrenales

Poema de amor 9: Neruda y la poesía erótica

Una mamada en el espejo - Pareja Swinger

Hace poco celebramos con Martina nuestro 5to aniversario de matrimonio, wow! si que pasa rápido el tiempo. A diferencia de otros años en esta ocasión nos decidimos a hacer de esta fecha algo especial y por ello planeamos un viaje a Santa Marta, en la costa Caribe de Colombia. En concordancia con el ánimo de celebración quise hacerle un regalo un tanto diferente y memorable para esta oportunidad, así que antes de viajar pase por la Panamericana más cercana, ah cierto que en Bucaramanga solo hay una, bueno déjenme soñar que mi ciudad es más grande y cosmopolita ;). En fin, en esta ocasión le regale un libro de poesía, algo que por alguna razón no se me había pasado por la cabeza. Entre el descanso, el agite entre las sábanas y alguna salida semi-swinger que luego les contaremos, logramos pasar por cada uno de los poemas escritos por Neruda en su libro “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Hoy deseamos compartir algo de poesía erótica de Neruda en uno de sus poemas, que a nuestro juicio despierta los sentidos, hace volar la imaginación y despierta la líbido. Sin más el poema nueve:

9

Ebrio de trementina y largos besos,
estival, el velero de las rosas dirijo,
torcido hacia la muerte del delgado día,
cimentado en el sólido frenesí marino.

Pálido y amarrado a mi agua devorante
cruzo en el agrio olor del clima descubierto,
aún vestido de gris y sonidos amargos,
y una cimera triste de abandonada espuma.

Voy, duro de pasiones, montado en mi ola única,
lunar, solar, ardiente y frío, repentino,
dormido en la garganta de las afortunadas
islas blancas y dulces como caderas frescas.

Tiembla en la noche húmeda mi vestido de besos
locamente cargado de eléctricas gestiones,
de modo heroico dividido en sueños
y embriagadoras rosas practicándose en mí.

Aguas arriba, en medio de las olas externas,
tu paralelo cuerpo se sujeta en mis brazos
como un pez infinitamente pegado a mi alma
rápido y lento en la energía subceleste.